Conmemoramos una Lucha que Hoy Más que Nunca esta Vigente en Venezuela INDEPENDENCIA

“Los soldados valientes que inscriban sus nombres en la historia por defender la Constitución, pueden contar desde ahora con todo el reconocimiento y garantías de esta Asamblea Nacional, del pueblo de Venezuela y de la comunidad internacional”, aseguró el máximo representante del Parlamento. 

Durante los actos conmemorativos de os 2016 años de la firma del Acta de la Independencia de 1811, el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Julio Borges (Unidad-Miranda), hizo un llamado al Alto Mando Militar y señaló que “Venezuela clama por la liberación de conciencia en la Fuerza Armada Nacional”.

Durante su discurso desde el Salón Elíptico del Palacio Federal Legislativo donde se encuentra el cofre que contiene el Acta de la Independencia, aseguró que  “es la hora de salvar a la República civil y servir a la Constitución”.

“Los soldados valientes que inscriban sus nombres en la historia por defender la Constitución, pueden contar desde ahora con todo el reconocimiento y garantías de esta Asamblea Nacional, del pueblo de Venezuela y de la comunidad internacional”, aseguró el máximo representante del Parlamento.

Dijo que después de 206 años existe entre nosotros “un dictador que pretende desafiar nuestras capacidades de pueblo para vivir como civiles y para alcanzar el progreso en libertad. Un dictador que conspira para destruir la forma republicana de la nación y un fraude constituyente para aniquilar la Constitución a través de la violencia y las armas, a través de lo que Juan Germán Roscio llamada la soberanía de la pólvora”.

A continuación el discurso completo

Pueblo de Venezuela, colegas parlamentarios, invitados especiales.

En nombre de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional doy inicio a esta sesión solemne para conmemorar un nuevo aniversario de nuestra declaración de Independencia.

El 5 de julio de 1811 las plumas de Francisco Isnardi y Juan Germán Roscio alumbraron el Acta que signó la independencia de la entonces Capitanía General de Venezuela. De sus puños cargados de tinta brotaron como frutos maduros las ideas que nos dieron la libertad e inspiraron la emancipación de toda la América. En ese momento -escúchese bien- incoamos una voluntad firme e indeclinable que ha sido y será válida para todos los venezolanos de todos los tiempos: ser una República civil.

Una República civil en la cual el poder del pueblo se congregue en torno a la justicia y no alrededor de la voluntad arbitraria de los autócratas. Una República civil en la cual la igualdad y la libertad se complementen armónicamente y sin falsos dilemas como cimientos de una paz permanente. Una República civil en la que nunca se olvide que por encima del militarismo está el sagrado poder del pueblo de conducir libre y responsablemente su propio destino.

Hoy, 206 años después de aquella soberana e irrevocable decisión de ser una República civil, existe entre nosotros un dictador cuyo régimen nos hace extraviar el rumbo de nuestra existencia constitucional. Un dictador que pretende desafiar nuestras capacidades de pueblo para vivir como civiles y para alcanzar el progreso humano en libertad. Un dictador -lo denunciamos con gravedad ante Venezuela y el mundo desde este templo de la soberanía popular- que conspira para destruir la forma republicana de la nación. Un dictador que pretende imponer un fraude constituyente para aniquilar la Constitución a través de la violencia de las armas, a través de lo que Roscio llamaba la ¨soberanía de la pólvora¨.

En este sentido, es oportuno relatar un peculiar intercambio epistolar entre Juan Germán Roscio y Simón Bolívar. Genio jurídico y genio político, respectivamente, de la obra de la independencia. En 1819, meses antes de la instalación del Congreso de Angostura, el Libertador se dirigió a su fiel y admirado amigo civil con el propósito de compartir ideas sobre la elección del Congreso y la Constitución del nuevo Gobierno. Bolívar, abriendo su alma republicana, le expresaba a Roscio: “El Sistema Militar es el de la fuerza, y la fuerza no es gobierno”. Repito: “El Sistema Militar es el de la fuerza, y la fuerza no es gobierno”.

Y aquí me detengo para referir una idea fundamental en la solución de la crisis presente: los hombres y mujeres de armas son parte esencial de la custodia del  orden civil. Lo militar debe estar integrado con madurez constitucional en la lucha permanente por mantener vivos el imperio de la ley, la separación de poderes, el respeto de los derechos humanos y las elecciones libres. Y ello significa en este momento que Venezuela clama por la liberación de las conciencias dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Es la hora de salvar la República civil y de servir a la Constitución. Y los soldados valientes que inscriban sus nombres en la historia por defender la Constitución pueden contar desde ahora  con todo el reconocimiento, con todo el perdón y con todas las garantías de esta Asamblea Nacional, del pueblo de Venezuela y de la comunidad internacional. Porque la República civil, bien vale la reconciliación y el perdón de todos los venezolanos. Lo digo con realismo, pero también lo digo con la esperanza de que muy pronto, mediando las luchas del pueblo de Venezuela y la valentía de la FANB, estaremos conviviendo cívicamente como una República en la que prevalezca el poder del voto y las armas se rindan ante las magistraturas civiles.

Sirvan, entonces, mis palabras introductorias para iniciar este homenaje de patria al pueblo de Venezuela que hoy defiende en las calles su tradición republicana.

Muchas gracias.

Fuente: Prensa AN

 

#5Jul Conmemoramos una lucha que hoy más que nunca esta vigente en #Vzla INDEPENDENCIA tesoro de la Democracia que defendemos con la vida

Una publicación compartida de Arnoldo Benitez Castillo (@arnoldobenitezc) el

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *